Qué sucede si prestas tu coche y se produce un accidente

Si tu vehículo sufre un accidente mientras otro conducía, estos son los distintos escenarios con los que puedes encontrarte.

Prestar tu coche puede ser una buena opción si, por ejemplo, vas a realizar un viaje largo en carretera, de forma que haya varios conductores que se turnen y descanses. El problema viene cuando hay un accidente y no es el asegurado quien estaba al volante. ¿Qué sucede en estos casos?

En primer lugar, hay que tener en cuenta de quién ha sido la culpa del siniestro. Si es del otro conductor, será su aseguradora la que tendrá que hacerse cargo de los daños provocados y de la posible indemnización.

En caso de que seas tú quien tiene que cubrir los desperfectos, son varias las opciones que se plantean. Para tenerlas claras, lo mejor es que estudies atentamente las condiciones de tu seguro de coche y compares las características de las primas más económicas del mercado en función de tus necesidades. Algunos de los mejores seguros de coche de este mes según el ranking mensual elaborado por Kelisto.es incluyen defensa jurídica, aunque dependerá de la póliza si asisten o no al conductor al que has prestado tu vehículo.

De igual modo, con el vehículo asegurado, en principio tu compañía se haría cargo de los daños al considerar al conductor como eventual, aunque puede negarse si no está estipulada así en el contrato, de ahí la importancia de conocer todas las condiciones.

Esto cambia si, por ejemplo, es tu hijo quien tiene el accidente y además es menor de 25 años. En estos casos, la aseguradora puede considerar que se le ha engañado para gastar menos en el seguro. Además, en la mayoría de las pólizas regulares está explícitamente indicado que quedan excluidos de la cobertura los conductores jóvenes y noveles (con un carnet de antigüedad menor de dos años), ya que este tipo de perfiles paga primas más caras.

En este caso la compañía puede no cubrir los daños, o bien hacerlo aplicando la regla de la equidad (por la cual se reduce la indemnización en la proporción existente entre la prima pagada y la que hubiera tenido que pagar el tomador por el riesgo). Hasta 2014, las compañías también podían exigir la repetición de la cuantía al asegurado, es decir, que tras realizar la indemnización a la víctima del accidente podían reclamar la cuantía al tomador del seguro del vehículo.

FUENTE: EXPANSION .COM


← ver todos los artículos del blog

Este sitio web utiliza cookies para funcionar correctamente, recopilar estadísticas y mejorar su experiencia. Leer más